Leonov, los primeros pies en el espacio

Promediaba la década de los 60s y la carrera espacial se complejizaba más y más. La Unión Soviética se anotaba haber llevado al primer hombre (Yuri Gagarin) y a la primera mujer (Valentina Tereshkova) al espacio, y ahora se preparaban para el siguiente paso: una caminata espacial. Estados Unidos, por su parte, veía urgente conseguir una victoria dentro de esta odisea espacial humana, sobretodo luego de que en mayo de 1961 su presidente, John F. Kennedy, anunciara públicamente que el objetivo de la nación era poner un hombre en la Luna y volverlo sano y salvo antes de que termina esa década.

Dentro del programa de cosmonautas desarrollado por la URSS, se encontraba un piloto de la Fuerza Aérea llamado Alekséi Leónov. Él era parte del primer grupo seleccionado para las misiones espaciales y fue designado a las misiones Vosjod, reconocidas por ser las primeras multiplazas. El programa espacial Vosjod constó, originalmente, de nueve misiones: tres bajo denominación Kosmos (sin tripulación) y seis numeradas (tripuladas).

Aleksei Leonov en las pruebas del novedoso traje.

Finalmente las únicas Vosjod que despegaron fueron la I y II, las siguientes fueron canceladas. La II contó con Pavel Belyayev como Comandante y con Leonóv como piloto. Despegaron desde el Cosmódromo de Baikonur el 18 de marzo de 1965 con el objetivo de realizar la primera caminata espacial.

Dos minutos después de entrar en órbita, los cosmonautas se pusieron en posición y mientras la nave pasaba por encima de la península de Kamtchaka, al este de la URSS, Aleksei estaba pronto para ser el primer humano en poner un pie en el espacio. Cuenta que quedó cegado por la luz ni bien abrió la escotilla exterior: «la luz era tan fuerte y tan brillante que parecía que alguien estuviera soldando algo fuera«. Cuando asomó la cabeza fuera de la Vosjod, pasaban por el Mediterráneo, pero no era momento de detenerse a ver el paisaje.

«Vi el Mar Negro, el cuenco azul de la bahía cerca de Novorossiisk, las montañas del Cáucaso recubiertas de nubes… La visibilidad era magnífica», dijo sobre sus primeros minutos en el espacio exterior. Su EVA (en inglés: Actividad Extravehicular) duró poco más de doce minutos, «flotando» por el espacio exterior unido a la nave por un cable de poco más de quince metros de largo.

Al momento de querer volver a la nave, notó que -dada la falta de presión atmosférica en el espacio- su traje se había «hinchado» en exceso. Había perdido precisión con los guantes, sus botas estaban flojas y -lo peor de todo- no pasaba por la escotilla para volver a salvo junto con Pavel.

A sus espaldas, mientras el centro de control en la Tierra buscaba una solución, veía la noche avanzar sobre el planeta. Si no solucionaban esto rápido, Aleksei quedaría a oscuras y fuera de su nave. En su espalda había una mochila con aproximadamente 45 minutos de aire vital. Según relató luego el propio cosmonauta, en ese momento decidió -sin autorización de sus superiores- abrir manualmente la válvula de su traje y dejar que pierda aire hasta que vuelva a un tamaño que le permitiera ingresar a la nave.

Leonov perdió seis kilogramos y medio, sintió «un hormigueo en piernas y manos», y se arriesgó a sufrir un golpe de calor, pero todo salió de la mejor forma.

Una vez en la nave, notaron una falla en el sistema automático que asistía al descenso a la Tierra, por lo cual tuvieron que poner manos a la obra y encargarse del 100%. Los cosmonautas lograron entrar en el ángulo justo, uno muy abierto los hubiera hecho rebotar y volver al espacio y uno muy cerrado hubiera provocado la incineración de la nave, y descendieron en un punto desconocido de la Siberia soviética.

El momento en que el equipo de rescatistas se encuentra con los cosmonautas en Siberia.

Tras siete horas en tierra, con una temperatura de veinte grados bajo cero, finalmente logran ser escuchados por radio por una estación en Alemania Oriental. Horas después llegaron los rescatistas para preparar su extracción y vuelva a Moscú.

Estados Unidos lograría su primera caminata espacial el 3 de junio de ese mismo año, a cargo del astronauta Ed White, que a diferencia de Leonov tuvo un traje más amigable para moverse en el espacio.

Fuentes y referencias

Voskhod 2 Spaceflight Missión Report – spacefacts.de
Aleksei Leonov: Mis primeros pasos en el espacio – unesco.org

Scroll to Top