Pioneer 10 en un viaje de dos millones de años

En marzo del año 1972, la NASA lanzaba su misión Pioneer 10 en búsqueda de acercarse a Júpiter, obtener fotografías, estudiar la temperatura de su atmósfera y su campo magnético. La sonda pesaba 258 kilos y despegó a bordo de un cohete de la serie Atlas-Centaur en Cabo Cañaveral (Florida, Estados Unidos).

Tres meses después de haber iniciado su épica misión, Pioneer 10 cruzó la órbita de Marte, y un mes más tarde se convirtió en la primera nave en alcanzar el cinturón de asteroides. En noviembre de 1973 se acercó a 25 millones de kilómetros de Júpiter y probó -con éxito- su sistema de fotografía. A principios de diciembre, atravesó la órbita de Callisto, Ganímedes, Europa e Ío -satélites galileanos-, para acercarse a 200.000 kilómetros del planeta más grande del Sistema Solar en la madrugada del 4 de diciembre de 1973.

Fotografías tomadas por Pioneer 10 (NASA)

Pioneer 10 obtuvo imágenes revolucionarias de Júpiter, y de su particular «gran mancha roja», una tormenta que se ha prolongado por unos 300 años y que tiene unos 13.000 kilómetros de diámetro.

La trayectoria de la sonda fue afectada por la atracción gravitatoria de Júpiter, y tras un cuarto de giro la Pioneer 10 se desprendió del planeta y continuó su rumbo habiendo dado un «volantazo» de algo menos que noventa grados.

En 1976 alcanzó la órbita de Saturno, un año después la de Urano y el 13 de junio de 1983 la de Neptuno, convirtiéndose en el primer objeto hecho por la humanidad en atravesar la última órbita del Sistema Solar. Si bien en ese entonces Plutón aún era considerado un planeta, su órbita irregular hizo que en ese momento estuviera más cerca del Sol que Neptuno.

El 31 de marzo de 1997, estando la sonda a 67 UA del Sol, la misión llegó a su fin. Aún así, la Pioneer 10 continuó enviando señales hasta el 23 de enero de 2003 cuando la NASA perdió contacto.

Según algunos calculos, en 2009 se habría ubicado a 100 UA del Sol, y a principios de 2022 a poco más de 130 UA. Se dirige en dirección a Aldebarán, estrella que integra la constelación de Tauro y a donde llegaría -de no ocurrir nada extraño- en 2 millones de años.

En 2015 se confirmó la existencia de un planeta orbitando en torno a Aldebarán, y recibió el nombre de Aldebaran b. Tiene seis veces el tamaño de Júpiter.

Placa incrustrada en la sonda, ilustrada por Linda Salzman Sagan

Por iniciativa del astrónomo Carl Sagan, Pioneer 10 lleva una placa ilustrada por Linda Salzman Sagan donde se muestra una figura de hombre y otra de mujer, puestas en perspectiva con una ilustración de la propia sonda. También se pueden ver, entre otras cosas, un croquis del Sistema Solar indicando la posición de La Tierra. Todo esto con la expectativa de que, alguna vez en algún lugar, una forma de vida lo encuentre y pueda tener información sobre quiénes enviaron ese objeto al espacio profundo.

Fuentes consultadas

«The Pioneer Missions», nasa.gov – (marzo, 2007)
«Beyond Earth: A Chronicle of Deep Space Exploration», nasa.gov (septiembre, 2018)
«La nave espacial Pioneer 10 manda su última señal», nasa.gov – (mayo, 2003)
«Sondas espaciales saliendo del Sistema Solar»heavens-above.com

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top