¿Quién fue el primero en observar las lunas de Júpiter?

En el Sistema Solar hay más de 180 satélites naturales orbitando a sus respectivos planetas, así lo cuenta Vladimir Pérez -docente del Observatorio Astronómico de Montevideo- en el episodio «Satélites en el Sistema Solar y cómo encontrarlos». La Luna terrestre siempre fue fácil de apreciar, pero ¿cuándo fue que la humanidad tomó conocimiento de que ese no era el único satélite natural del sistema?

A principios del siglo XVII, Galileo Galilei, astrónomo, físico y matemático de origen italiano, anunció en una publicación científica que tituló «Sidereus nuncius», -entre otras cosas- haber descubierto con su telescopio cuatro satélites orbitando alrededor de Júpiter. A fines prácticos, los llamó Jupiter I, II, III y IV.

Cuatro años después, Simon Marius, astrónomo alemán nacido en Núremberg, se atribuiría este descubrimiento en su ensayo Mundus Iovialis.

Grabado de Simón Marius (1573 – 1625)

Tiempo más tarde también se sabría de los registros del Señor Gan, un astrónomo chino que vivió en la época de la dinastía Zhou -siglo IV antes de Cristo-, que detallaba la observación de una estrella de tono rojo pegada a Júpiter. Esto fue registrado en el año 365 antes de Cristo, a simple vista, ya que aún faltaban casi 2.000 años para la invención del telescopio. Gan nunca lo supo, pero probablemente estaba observando al satélite más grande del planeta más grande de nuestro sistema.

Fotografía de Europa, tomada por la sonda Galileo el 7 de septiembre de 1996 (NASA/JPL-Caltech/SETI Institute)

Casi trescientos años después de iniciada la polémica entre Marius y Galilei, un jurado en los Países Bajos falló a favor del alemán como descubridor de los cuatro satélites de Júpiter, atribuyendo el conflicto a una confusión de fechas y a no tomar en cuenta que en Italia -donde estaba Galileo- ya había entrado en vigencia el calendario gregoriano, mientras que en la Alemania de Marius siguieron con el calendario juliano unos 90 años más.

Finalmente fue Marius quien le dio los nombres a estos cuatro satelites: Ganímedes e Ío, por dos de los amantes de Zeus en la mitología griega -el equivalente de Zeus en la mitología romana era Júpiter-, Callisto por la madre de Zeus, y Europa por la princesa que luego de ser raptada por Zeus da a luz al rey Minos en la isla de Creta. Estos nombres fueron aceptados por la comunidad científica y popularizados recién en la segunda mitad del siglo XX.

Europa, Ío, Callisto y Júpiter, septiembre de 2021. (vía Observatorio Astronómico del Liceo N°58, Uruguay)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top